lunes, 31 de mayo de 2010

casa autosustentable

CASAS ECOLOGICAS

Al volvernos más conscientes de la importancia de preservar el medio ambiente, nos damos cuenta de cómo ciertas acciones actúan en detrimento del mismo. Sabemos de lo imperativo que es cuidar el agua, reducir nuestro consumo de energía y hasta reciclar. Estamos conscientes de que, al salir de casa y transportarnos a nuestras actividades diarias, estamos dejando una gran huella negativa en el medio ambiente. Pero, ¿qué pasa mientras estamos en casa?



Nuestro hogar es una gran fábrica de emisiones contaminantes. Usamos enormes cantidades de agua que se consumen y se van al desagüe, energía para encender televisiones, computadoras, lavadoras y otros electrodomésticos, producimos varias bolsas de basura cada día. Es más, la propia construcción de nuestra casa tuvo un impacto negativo en la comunidad donde vivimos.



Es por lo anterior que existe una nueva opción para cuidar del medio ambiente y al mismo tiempo, disfrutar de la comodidad de un hogar. Esta opción son las casas ecológicas. Una forma de definir una casa ecológica ideal es que actúan como un ecosistema en sí mismas. Producen, recolectan y almacenan los recursos que usan (como agua, luz, comida y materiales). En contraste, una casa normal utiliza los recursos hasta degradarlos por completo y arroja los residuos al medio ambiente, contaminándolo.



Para entender mejor la diferencia entre una casa ecológica y una normal, se puede decir que en la segunda, el flujo de recursos es unidireccional y en las casas ecológicas es circular. Esto es la clave hacia un desarrollo sustentable. Los ecosistemas hacen uso de la ley de las tres “R´s”: reducción, reutilización y reciclaje y así han subsistido por billones de años. Y es de los propios ecosistemas que los arquitectos de estas viviendas han tomado el ejemplo.



VIVIENDAS BIOCLIMÁTICAS

Imagínese una casa que se mantiene fresca en Verano y caliente en Invierno; que permanece agradable todo el año sin apenas recurrir a sistemas de calefacción o refrigeración. Imagine lo agradable que sería sentir en Invierno cómo el calor sale desde el suelo a la temperatura adecuada. Una casa tan inteligentemente diseñada que aprovecha el sol de forma pasiva cuando se necesita y que lo expulsa limpiamente cuando no es deseado. Sin apenas gastos energéticos. Respetuosa con la naturaleza. Así es la casa solar o bioclimática.





La arquitectura bioclimática o arquitectura solar pasiva es la fusión de los conocimientos adquiridos por la arquitectura tradicional a lo largo de los siglos con las técnicas más avanzadas en el confort y en el ahorro energético. El objetivo de la misma es cubrir las necesidades de sus habitantes con el menor gasto energético, independientemente de la temperatura exterior, para lo cual se diseña la edificación con el doble fin de ganar todo el calor solar posible (cuando se desea) y evitar las pérdidas de calor (a las ganancias, en verano). Para ello, se trata de estudiar a conciencia tanto el diseño de la edificación como los materiales a utilizar con miras a dar origen a una edificación ahorradora y muy confortable. La arquitectura moderna aporta el concepto de eficiencia y simplicidad en la distribución interior, suprimiendo pasillos, bajando los techos, y optimizando la colocación de los elementos de la cocina, con lo que se gana en comodidad interior, pero ha sufrido un empeoramiento en otros ámbitos. La diferencia entre la arquitectura moderna y la arquitectura solar o bioclimática es que la primera necesita enormes cantidades de energía que viene de lejos para calentarse, enfriarse, iluminarse o calentar agua, mientras que la casa solar pasiva está integrada en su ambiente, necesita poca energía y ésta la obtiene del medio, fundamentalmente del sol. ¿Cómo conseguir ésto? Mediante el aislamiento, dimensiones razonables, orientación y aberturas adecuadas y aprovechamiento de los recursos y la energía del entorno. Una casa bien aislada pierde la mitad de calor, y si está bien orientada y con aberturas convenientes gana 3 veces más energía que una casa convencional, con lo que sumados ambos conceptos, es posible gastar 6 veces menos energía que una casa convencional.



Los requisitos siguientes pueden aplicarse a todas las construcciones nuevas, ( algunos de ellos también pueden ser útiles en las construcciones ya existentes):

- Adaptación al lugar: Hoy en día se desprecia esta adaptación, pero ello obliga a enormes gastos energéticos innecesarios. Tradicionalmente, por ejemplo en Andalucía, se construía con miras a expulsar al sol ( patios interiores, fachadas blancas reflectantes del sol, pocas ventanas al sur...), mientras que en el Norte se levantaba la vivienda para huir de la humedad, o se acristalaban los balcones al sur para atrapar el escaso y deseado sol.



- Orientación: En una casa bioclimática que ambicione el calor en Invierno( una gran parte de nuestro país) la fachada principal de la casa mirará al Sur, siendo en esa dirección en la que más superficie se expondrá al sol. El sol del verano no perjudicará a una saca bioclimática. Si se trata de una zona calurosa incluso en Invierno, los ventanales y aberturas mayores se abrirán mirando al Norte.



- Los grandes huecos (ventanas, balcones, grandes puertas) deben mirar hacia el Sur (al mediodía). Es la parte más soleada, por lo que la aprovecharemos para obtener todo el calor pasivo posible ( este sol que entra en la casa, además de calefactar, sanea el ambiente y quita humedades). Dentro de la casa aseguraremos una buena masa térmica ( almacenadora del calor que permitimos entrar en Invierno, como son las plaquetas, muros de ladrillo, etc). Al Este, al Oeste , y sobretodo al Norte las ventanas deberían ser pocas y pequeñas (para evitar pérdidas de calor). Las pequeñas ventanas al Norte facilitarán la refrigeración natural en Verano. Las contraventanas - persianas y toldos evitarán la entrada del sol en Verano. Un porche en toda la cara sur, así como tejadillos sobre las ventanas de las dimensiones adecuadas evitarán la entrada del sol en Verano, pero la permitirán en Invierno, (debido a la diferente altura del sol en dichas estaciones).



- Aislamiento óptimo:

todas las paredes, así como suelo y techo deben disponer de un doble muro, con una cámara de aire y una buena capa de aislante entre ellos. El aislante - que también podría ir al exterior o al interior de la vivienda - deberá ser de alta densidad y ecológico para evitar que desprenda emanaciones tóxicas dañinas para los moradores ( la paja prensada y convenientemente tratada o el corcho natural son de las opciones más económicas y ecológicas, y sobretodo más sanas disponibles). Las ventanas dispondrán de doble cristal y de persianas con aislante interior, o se recurrirá a contraventanas interiores de madera. Unas cortinas interiores gruesas también ayudan a evitar la entrada de calor en verano (o la pérdida de éste en Invierno). Un pequeño vestíbulo o separador entre la puerta de entrada y el resto de la vivienda servirá de retención de la climatología exterior. Los toldos pueden ayudar como complemento, dado que pueden abrirse o cerrarse a gusto.



- Calefacción por suelo radiante:

Equivalente a la tradicional gloria ( y su nombre lo indica todo) consiste en colocar tubos en serpentín por el suelo de toda la vivienda ( encima de una capa de aislante y bajo las plaquetas). Dichos tubos harán la función de los radiadores y por ellos circulará el agua calentada por cualquier sistema (incluso por energía solar), con la ventaja de que 30º C a lo sumo caldearán perfectamente la vivienda ( mientras que un radiador requiere agua a 80ºC para llegar a calentar) . Este sistema se traduce en un mayor confort para los usuarios( dado que el calor sale por la parte más fría de la casa - el suelo - y el calor tiende a subir por simple física natural) y supone un reducidísimo gasto en energía ( prácticamente gratuito si el sistema de calefacción es energía solar térmica).



- Refrigeración Natural:

La casa bioclimática tardará mucho más tiempo en calentarse que una convencional (debido a su diseño, al aislamiento y a que se impide la entrada del calor indeseado de forma radical). Las intencionadas aperturas al norte, posibilitarán la entrada de aire fresco, que anulará el calor generado y que podrá potenciarse con simples ventiladores eléctricos, de un consumo minúsculo. Por la noche, la circulación natural del aire refrescará la casa que se mantendrá fresca durante prácticamente todo el día siguiente.

En la parte norte es recomendable la plantación de vegetación con un doble fin de amortiguar los fríos vientos del norte en invierno y el crear un ambiente fresco en verano, que ayudará a refrescar la vivienda.

Donde las circunstancias lo permiten, una bodega excavada en la tierra también puede ser aprovechada para refrescar, como foco frío, a través de sistemas naturales o mecánicos.



- Estudio Geobiológico:

Previo a la edificación que nos garantice que el terreno sobre el que se construirá está libre de radiaciones nocivas, tanto artificiales como naturales (corrientes subterráneas de aguas, redes de Hartmann, tendido eléctrico de alta tensión, etc.) De igual modo, se estudiará cuidadosamente la instalación eléctrica y los electrodomésticos utilizados para anular o minimizar los efectos de la contaminación electromagnética.



- Energías ecológicas:

Suelen acompañar a la casa solar o bioclimática. En una edificación diseñada para ahorrar dinero en energía es interesante invertir en un calentador solar de agua (entre 100.000 y 300.000 pts. dependiendo de si es un bloque de viviendas o vivienda unifamiliar), que ahorrará la mayor parte de la electricidad o el gas que se utilizará para tal fin en los próximos 15 años. Los costes en calefacción serán notablemente menores, y si además colocamos colectores solares térmicos, prácticamente nulos. La electricidad solar fotovoltaica es razonable en una casa ecológica, en términos económicos, si la vivienda dispone ya de red eléctrica convencional será interesante la conexión fotovoltaica a red, con la ventaja de poder vender el excedente energético a la compañía eléctrica en unas condiciones muy ventajosas para el usuario.

Además de las energías renovables, una casa bioclimática aumentará el ahorro utilizando electrodomésticos de alta eficiencia energética y de agua, etc, así como se iluminará con bombillas de alto rendimiento, que consumen 5 veces menos que las incandescentes.



CASAS AUTOSUSTENTABLES



AHORRO DE ENERGIA Y EFICIENCIA ENERGETICA: Los actuales problemas energéticos que están afectando el planeta, han llevando al hombre a crear nuevas tecnologías para utilizar fuentes de energía gratis como la energía del sol, el viento y la geotermia.

Dos propósitos fundamentales el primero la conciencia ecológica, una casa autosustentable, produce su energía limpia y la segunda el ahorro diario en el funcionamiento de su hogar utilizando energía gratis.

Una casa inteligente le permite producir y ahorrar su energía usando tecnologías de punta como:

ENERGIA ELECTRICA, POR MEDIO DE PLACAS FOTOVOLTAICAS,

Las placas fotovoltaicas, captan la energía del Sol y la transforman en energía eléctrica para el consumo de su casa.



ENERGIA ELECTRICA, POR MEDIO DE MICRO TURBINA EÓLICA.

La micro turbina Eólica usa la energía del viento para transformarla en energía eléctrica, para el consumo de su casa.



CALEFACCION DE LA CASA Y AGUA CALIENTE POR MEDIO DE PLACAS SOLARES.

Las placas Solares calientan el agua usando la energía del Sol y con este recurso gratis se puede calefaccionar usando losa radiante o radiadores murales y tener agua caliente en toda su casa.



CALEFACCION DE LA CASA Y AGUA CALIENTE POR MEDIO ENERGÍA GEOTÉRMICA.

La energía Geotérmica es captada bajo la tierra en el patio de su casa y usa esta energía para calentar agua y por medio de este proceso la casa se puede calefaccionar, usando losa radiante o radiadores murales y tener agua caliente en toda su casa.



REUTILIZACION DEL AGUA DE SU CASA, POR MEDIO DE PLANTA DE RECICLAJE DE AGUAS SERVIDAS.



Una planta de tratamiento de aguas servidas permite reutilizar el agua que consumió su casa y puede ser usada nuevamente, por ejemplo para regar el jardín.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada